lunes, 16 de septiembre de 2013

En casa del herrero, cuchillo de palo



¿Os suena el refrán no? Bueno pues en mi casa es así. Mi hija va con las rodillas de los pantalones rotos, yo voy con el bajo del vaquero sin hacer, una camisa de mi hija con un descosido por un lateral......si es que no tengo tiempo para hacer las cosas de casa. Y aquí la prueba. Que sepáis que me da una vergüenza tremenda enseñarlo pero si os lo cuento no os lo creéis.

La tabla de planchar. Es de las pequeñas sin patas, que se pone encima de una mesa. No tengo sitio en el pequeño espacio que tengo para trabajar con lo que no me queda más remedio que tener una tabla minúscula. Mirad esto, ¿no es de vergüenza? Y no penséis que está sucia, no. Es que están tan quemada que no se le van las manchas. 



Manchas de quemado. Goma negra adherida que no se quita, trozos rotos...


Bueno pues esto era un tarea pendiente que tenía desde hace mucho tiempo, como podéis comprobar por el deterioro de la tela. Tenía una tela horrorosa de campos de fútbol que no iba a usar en la vida y pensé que si la ponía del revés me serviría para hacerle una funda a la tabla, y aquí está el resultado. Le puse un bies fucsia todo alrededor para poder pasarle un cordón y poder ajustar la tela a la tabla.




Parece nuevo no???????

6 comentarios:

  1. ohhhhhhhhh que bonita!!!!!!!!!!!! creo que tendre que hacer algo con la mia jajajjajajajaja que es igual que la tuya. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues apúntalo en tareas pendientes jejejejejej. Hace muuuucho tiempo que lo tenía pendiente pero tal y como lo hablamos, voy haciendo poco a poco y una cosa detrás de la otra.
      Un beso.

      Eliminar
  2. ¡¡ Ale, si es que no hay nada que se te resista !!, funda nueva... vida nueva... jajajjajaa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es que ya me daba algo cada vez que tenía que planchar algo, y no veía el momento de hacerle una funda nueva. Pero todo llega, con paciencia, hasta una nueva vida para la tabla de planchar.

      Eliminar
  3. Estoy segura de que ahora tienes más ganas de planchar que nunca :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más ganas no lo creo. Es una de las cosas que más rabia me da la casa, planchar. Lo odio. Pero ahora no tengo remordimientos por dejar pasar tanto tiempo sin hacerle una funda nueva.

      Eliminar