lunes, 5 de septiembre de 2011

Vacaciones 2011...

Hay tantas cosas que contar que no sé por donde empezar pero lo que si sé es que hemos estado en un pueblo del interior entre Valencia y Alicante. Un pueblo maravilloso, del que ya nos enamoramos hace unos meses y del que lo estamos aún más si cabe. Unas personas encantadoras, que nos han recibido desde el primer día con los brazos abiertos, como si fuéramos del mismo pueblo. Nos hemos sentido tan a gusto con todos ellos que el hecho de volver a casa se nos hace cuesta arriba. Sobre todo, tenemos que darles mil gracias a todo el ayuntamiento, y a todos sus vecinos por hacernos participar de todas las actividades del pueblo.


Evidentemente, después de tantos días, echamos de menos nuestra casa, nuestra cama, nuestra cocina, nuestro sofá…en fin, todas nuestras cosas y también los amigos pero lo que es a la ciudad, para nada.


En primer lugar, voy a hablar del taller de enea. Con la subvención de FADEMUR y AMES, se ha organizado un taller para la recuperación de un oficio casi perdido, el de la fabricación de distintos artículos hechos con enea, mimbre y similares. Gracias a Loles y Eva, que nos han enseñado a manejar estas materias hemos podido realizar salvamanteles, bolsos, cestas, etc….una experiencia muy enriquecedora tanto por el taller en si como por la cercanía de las mujeres del pueblo con su generosidad, amabilidad, simpatía y un sin fin de cualidades más, que una vez a la semana nos hemos reunido en la plaza del pueblo para elaborar todo tipo de artículos útiles a la vez que decorativos. Gracias también a todas las mujeres por acogerme con los brazos abiertos. Y al finalizar, cena de sobaquillo en la misma plaza. Casi todo el pueblo reunido ahí mismo, a la fresca y mientras, los niños corriendo de un lado a otro, en completa libertad. Que gusto, de verdad.







 Gracias a todos por la maravillosa acogida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario