jueves, 20 de enero de 2011

Un foulard, pañuelo... como queraís llamarlo.

Estas Navidades envié un paquete con algunas cosas que había hecho para un amiga en Francia. Le envié uno de los bolsos grises que hice, una funda para libro (con un libro, sino no tendría sentido), turrón del bueno, claro y también un foulard.
La tela con la que lo he hecho llevaba mi nombre. Quiero decir....cuando la vi en la tienda, me di cuenta que tenía que comprarla. No sabía para qué ni cuando la usaría, pero me llamaba. Es una tela que me encanta, combina con cualquier color. ¡Lleva tantos!
La partí por la mitad e hice un foulard circular, pero ¿que podía hacer con el resto? Pues hice otro igual para una compañera que tuvo un gesto conmigo muy especial en Navidad.
Aquí lo tenéis.



No hay comentarios:

Publicar un comentario